Cerveza Rabieta presenta un nuevo ciclo de cata en alianza con el whiskey Jameson, en el Bar de la cerveza Rabieta en La Paris, en el Hipódoromo de Palermo en Buenos Aires.

Rubén “Cacho” Diciero y Ciaran “Gaff” Gaffney -Maestro Cervecero de Rabieta y Embajador de Jameson, respectivamente- son los encargados de llevar adelante cada semana una experiencia, donde se marida la cerveza craft con el whiskey irlandés.

Esta degustación tiene sus orígenes en Irlanda donde el ritual de servir la cerveza artesanal perfecta puede tardar unos cuantos minutos, por lo cual los irlandeses mientras esperan su cerveza tienen por costumbre pedir un whiskey. Y, a partir de que llega la primera cerveza a la barra, comienzan a consumir ambos productos juntos alternativamente, dándole nacimiento al concepto de boilmaker.

“Para mí, esta cata y esta acción son muy representativas de la relación que tienen la cerveza y el whiskey porque son viejos amigos, lo que solemos llamar ‘drinking budies’, en verdad son primos. Tanto la producción del whisky como de la cerveza tiene procesos muy parecidos. Es por eso que hacer una cata de maridaje entre cerveza y whiskey tiene todo el sentido: esta cata es muy simbólica para esta relación. Y hacerla con Rabieta está muy bueno porque la viene rompiendo con su cerveza artesanal”, comenta Ciaran Gaffney, Embajador de Jameson.

Por su parte, Rubén Diciero agrega: “Nos encanta comenzar con estos rituales; uno de nuestros principales valores se encuentra en la co-creación y experimentación. Con esta vieja tradición irlandesa y estas catas estamos acercándole al público argentino la posibilidad de descubrir lo bueno de beber cerveza y whisky a la vez e ir haciendo degustaciones, aprovechando los sabores de ambas bebidas que son pirmas hermanas ya que parten las dos de una malta de muy buena calidad”.