Solo dos meses después de finalizar de filmar La Quietud, el film de Pablo Trapero que se estrenará el próximo 7 de junio, la dupla integrada por Martina Guzmán y Joaquín Furriel volvió a reunirse en un set para el rodaje de la nueva película de Sebastián Schindel, que marca, además,  el reencuentro entre el actor y el director, luego de El patrón: Radiografía de un crimen (2015), por la que obtuvieron, entre otros galardones, el Cóndor de Plata a Mejor Película y a Mejor actor en 2016.

Adaptación del cuento Una madre protectora, que integra el libro Una felicidad Repulsiva, del escritor y matemático argentino Guillermo Martínez (Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez 2014), El Hijo cuenta la historia de Lorenzo, un pintor de unos 50 años, quien reconstruye su vida, luego de algunos años difíciles, junto a Sigrid, mujer de origen nórdico, con la que espera ansioso la pronta llegada de un hijo.

Sin embargo, durante el embarazo, Sigrid empieza a tener cierto comportamiento obsesivo y malicioso, que tensa la relación. La situación se complejiza, y las emociones no parecen estar controladas por la pareja. Finalmente, con el nacimiento los conflictos se agudizan y el vínculo entre ellos se torna oscuro y peligroso, llegando a un lugar sin retorno.

Con Luciano Cáceres, Heidi Toini y Regina Lamm, completando el elenco,  el rodaje de este film confirma la omnipresencia que tendrá Furriel en la pantalla grande durante este 2018, que comenzó con su protagónico en Las Grietas de Jara, de Nicolás Gil Lavedra, que se estrenó en enero, continuará con la nueva de Trapero en junio y, cerrará allí por septiembre con el estreno de El Hijo.

Antes de El Hijo, La quietud

Nuevamente con Guzmán y Furriel, junto a un elenco que la mayoría de los críticos han calificado como “antológico” integrado por Graciela Borges, la actriz franco-argentina Berenice Bejo, (nominada al Oscar por El artista) y el actor venezolano Edgar Ramírez (Ray, Manos de piedra, La chica del tren, Gianni Versase en American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace), La quietud es sin duda uno de los futuros estrenos locales que más expectativas está generando, por el elenco, la trayectoria de Trapero, y el suceso que obtuvo en la escena internacional El Clan, su película  anterior, que le valió el León de Oro al mejor director en el Festival de Venecia en 2015.

Esa suma de factores estarán además en función de una historia atrapante, un thriller rural, que se desarrolla en La quietud, la estancia familiar donde Mía (Martina Gusmán) creció con sus padres, y donde luego de una situación inesperada se reunirá con su hermana Eugenia (Berenice Bejo), quien regresa tras años viviendo en Paris,  bajo la mirada implacable de su madre, Esmeralda (Graciela Borges).

Un nuevo giro hará que el marido de Eugenia, Vincent (Édgar Ramírez) llegué a La quietud y junto a Esteban (Joaquín Furriel), escribano y amigo de la familia, se sumerjan en una trama íntima repleta de secretos. Pero muy pronto Mía y Eugenia enfrentarán una verdad capaz de cambiarlo todo.