Del 5 al 10 de octubre Jujuy será el escenario del Entepola, el encuentro de teatro latinoamericano que se desarrollará en varios puntos de la provincia del noroeste argentino. Elencos de siete países de Latinoamérica, y seis provincias de la Argentina, se reunirán para mostrar su arte recorriendo distintas sedes y barrios de la ciudad y del interior.

El evento es coordinado por artistas independientes con el apoyo de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, el Gobierno de la Provincia y el Instituto Nacional de Teatro. Desde el 2008, se instaló como punto de encuentro de las artes escénicas y la cultura de diversos países con un espíritu popular y comunitario. “Entepola argentina es teatro y comunidad. Una fiesta popular. Un fenómeno social que reúne artistas y público y los entrelaza”, definen los organizadores.

Esta edición, que llevará el nombre del reconocido director Hernán Suárez, fallecido el año pasado, tiene confirmadas como sedes el cine teatro “Select”, el Centro Cultural “Tizón”, la sala “Jorge Accame”, la Casa Cultural “Jorge Cafrune” y el teatro Mitre. Además, habrá presentaciones en cinco subsedes barriales y en siete localidades del interior.

A su vez, habrá propuestas de capacitación gratuitas tanto para la gente vinculada al ámbito teatral como para los aficionados. Entre la oferta se podrá asistir a talleres especializados de mecánica del montaje teatral y control de la luz, Diseño y Producción de Escenografía, Pedagogía Teatral Comunitaria, Magia, Mimo y Clown, entre otras clases.

El encuentro también contará con la presentación de artistas jujeños de diferentes disciplinas, entre ellos la Murga “Los Picantes del Carnaval”, bandas de música locales, la Compañía de Danza “Contragiro”, el grupo de formación artística circense “Circoya!”.

Participan además, el grupo La Resistencia de danzas nativas, Velada Lírica a cargo del director César Agostini, Mozarteum Filial Jujuy, Coro Ergo Sum de la Facultad de Ciencias Económicas, Coro de Formación Temprana a cargo de Noelia Gareca y el grupo musical “Los Sabrosos Biltes”, como cierre del encuentro.

Para conocer más sobre esta fiesta del teatro Palabras conversó con el director del encuentro, Germán Romano.

¿Cómo nació esta iniciativa?

Nació por el trabajo que viene realizando La Rosa Teatro hace más de 15 años. Se encontró una ruta de teatro popular aquí en la provincia y en el NOA, eso nos derivó a participar en el 20° Entepola Chile, y eso nos dió la posibilidad a través de las obras jujeñas y de teatro popular a girar por nueve países de Latinoamérica.

De conocer estos eventos, de saber lo que se lograba, el impacto con la gente y la horizontalidad que existe entre el público y los artistas se hizo la propuesta. Un año y medio tardó en prepararse el primer Entepola Argentina y de entrada fue un éxito en muchos sentidos. Desde ahí que se construye esta posibilidad de tener un evento soñado con teatro continuado, participativo, con distintas disciplinas artísticas.

¿Qué convierte a Entepola en una fiesta popular?

Es una fiesta popular porque se trabaja para sectores sociales que no están acostumbrados a ir al teatro. Si bien también van muchos artistas e intelectuales de otras disciplinas, justamente hay un encuentro de distintos sectores sociales y geográficos. El Entepola tiene un derrumbe de lo centralizado, siempre se trabajó con sedes centrales, barriales y del interior de la provincia, lo que lo convierte en un evento de acceso contínuo, simultáneo de espectadores de toda la provincia y muchas propuestas de distintos países.

La fiesta popular tiene una horizontalidad en cuanto a la cantidad de grupos de distintas idiosincrasias, culturas, realidades contextuales diferentes pero a la vez en una Latinoamérica que tiene una identidad propia. Eso mezclado con el arte jujeño y con todo lo que tiene que ver con la propia cultura del espectador que recibe a los artistas, que los saluda y les convida un mate hace que esto sea una verdadera fiesta popular y a parte porque la gente participa en forma masiva.

¿Qué nos pueden adelantar de la experiencia de Cieneguillas?

Es parte de una estrategia que venimos manteniendo hace muchos años que tiene que ver con desregular lo más posible la centralidad de la actividad artística. Si bien hay una fuerte apuesta a lo que son las salas del centro y las salas de teatro independientes, lo de Cieneguillas es una apuesta más a lo que se hizo el año pasado en Colanzuli, Uquía, Maimará, Purmamarca, Humahuaca, La Quiaca, El Carmen, Abra Pampa, San Pedro, Perico, etc. Se trata de elegir lugares, algunos extremos, otros de ciudades más cerca y llevar teatro de calidad. En el caso de Cieneguillas va a ir una obra de Brasil y otra de Jujuy para convivir, donde los artistas van a tener la experiencia de dormir en la Puna para actuar al otro día. Va a ser muy particular, muy fuerte y muy emotivo.

¿Cómo se preparan para el evento?

No nos preparamos, lo vivimos, lo soñamos, es nuestro hijo, nuestro hermano, acá hay distintas experiencias con la llegada de corrientes artísticas que más allá que generen cultura popular o no, ven en Entepola un aspecto de crecimiento por eso hay artistas que llegan de Mozarteum, gente de la lírica, de la danza, del circo, de la murga, de la plástica, de multimedia que ven en Entepola la posibilidad de proyección, de acercamiento al público, de aprendizaje. Más que prepararnos estamos viviéndolo como una fiesta.