Considerado uno de los artistas visuales locales más destacados a nivel internacional, In-Continente se sumerge en la explosión de sentidos que habitan tras la idea de “más es más”, aquella muletilla coloquial con la que López suele definir su propuesta estética, en un recorrido que abarca desde sus primeros trabajos hasta la actualidad, contemplando hitos insoslayables como la revisita a Suite Bolivariana, la icónica pieza del artista que abre la exposición.

“Esa obra, es el resultado de la investigación del artista sobre el muralismo mexicano en relación al arte político, inspirado en Diego Rivera a modo de neo-muralismo latinoamericano post digital. La obra tomó más de un año de tomas, retomas, decenas de escaneos y meses de postproducción digital hasta llegar al resultado final. La fotografía, de gran formato, se apropia de la tridimensionalidad del espacio y adopta un tono caricaturesco, como estereotipo de la idiosincrasia local, regional y de sus protagonistas. Hay algo de crónica sociopolítica en la propuesta de la instalación. En esta relectura se actualizan personajes y objetos alusivos a la situación actual del país.”, explican desde Rolf.

Pero además de la Suite, y en línea con la premisa arqueológica, In Continente permitirá conocer también más de 50 piezas del artista, un extenso conjunto compuesto por  fotografías blanco y negro y color, dibujos, afiches y fotos intervenidas, que dan cuenta tanto de las diferentes épocas de su carrera, como de algunas de sus búsquedas, sobre las que López ha expresado: “Al pop latino le agrego el sub-realismo criollo y al barroco churrigueresco cuzqueño le agrego el neobarroco digital subtropical pampeano. Llenar el espacio por el solo placer de abarrotar. Sobresaturar de consignas. Sentir como propio al sincretismo místico-espiritual del altiplano invitando a Andy Warhol a dialogar con la Pachamama y con el Ekeko”.

“Las fotografías de Marcos López tienen la particularidad de ser como radiografías de época. No registran el instante sino que recrean la sensación del mundo en el que vivimos. El lenguaje visual no denota lo que designa sino que desplaza el sentido en la manera de asociar elementos que parecieran no tener ninguna relación entre sí. La extrañeza de sus fotos reside justamente en esa ambigüedad. Tienen un atractivo inquietante que hace que el espectador no pueda dejar de mirarlas. Lo extraño en sus obras está ligado a lo absurdo de situaciones que, sin embargo, siempre remiten a la percepción de algo vivido, visto o soñado -vivido en la publicidad, visto en la realidad, soñado en la historia”,  concluyen desde Rolf en torno a la obra y la mirada del artista.

Marcos López In-Continente, puede visitarse hasta el miércoles 31 de mayo, de lunes a viernes de 11 a 20 hs en Rolf Art, Esmeralda 1353. Entrada libre y gratuita.