giaccobe“Hermosa, corrupta, generosa, decadente”, son algunos de los adjetivos que definen el mapa conceptual que surge como resultado de un estudio realizado a nivel nacional por la consultora Giacobbe & Asociados, a fines de enero de 2017, donde se trabajó un universo de 2500 casos, con la premisa de definir “Argentina” con una palabra.

“Encuestar por asociación libre nos permite encontrar primeras palabras que revelan espontáneamente aspectos y valoraciones inesperadas de un colectivo consolidado frente a una marca, un protagonista o un tema de identidad, le explica a Palabras Jorge Giacobbe (H)

Este estudio se basa, justamente, en ese ejercicio, por el que le pedimos a la gente que defina a algo o a alguien con una palabra; lo que nos permite llegar a algún nivel preconciente de respuesta, porque la asociación tiende a ser libre. La pregunta es abierta y la gente puede escribir lo que quiera, no hay sugerencias, ni un campo acotado de respuestas posibles”, agrega el consultor. Como resultado el estudio detecta en el marco de una diversidad infinita de enfoques y matices, una serie de palabras que registran un gran volumen de definiciones.

Específicamente, en primer lugar, el estudio detecta que la palabra más utilizada es “esperanza”, escoltada por la palabra “futuro”, y en tercer lugar “oportunidad”.

En relación a los rasgos del grupo que conforman quienes las han utilizado Giacobbe (H) explica: “Lo primero que decimos es que están absolutamente parejos en cuanto al sexo. 49,9 % de varones y 50,1 % de mujeres. Más de la mitad de ellos son mayores de 31 años y menores de 50 años, es decir, población activa por excelencia. Se autodefinen mayoritariamente como apolíticos y/o independientes. Este grupo, amplia el consultor, está poniendo expectativas en un momento que no es el presente. Y aquí es interesante ver si esas expectativas se sustentan en algo racional o están construidas desde un lugar emocional”.

En segundo término, el estudio marca la aparición de un conjunto de palabras que remiten a distintos procesos de idealización. La palabra paradigmática en este caso es “patria”. La acompañan términos como “grande”, “hermosa”, “maravillosa”. “Podemos reconocer fácilmente en este amplio grupo una visión más escolar y tradicional del relato histórico”, dice el consultor.

En tercer lugar de preponderancia el estudio agrupa denominadores comunes que enfocan sus asociaciones a cuestiones “perversas en el desarrollo de nuestra nación”. El vocablo sustantivo de este colectivo es “corrupción”, que hace serie con términos como “saqueada”, ”decadente”, ”incorregible”, etc.

“Por un lado en palabras como corrupción, corrupta o saqueada podemos encontrar un signo de estos tiempos, hablan de un país donde se instaló el debate sobre la corrupción. Pero me parece interesante que después de una etapa donde los argentinos decíamos los políticos son corruptos, y de otra donde la idea era que el sistema era corrupto, haya llegado finalmente el tiempo donde los argentinos comenzamos a decir que culturalmente somos corruptos, y por eso lo que nos pasa es esto”.

Finalmente, también hay una línea de conceptos donde aparecen palabras como “complicada”, “sufrida”, “decadente”, “pobreza”, que abrevan en un conjunto de argentinos que, según el encuestador “creen que el país es un proyecto inviable”.

“Es interesante ver que el futuro y la esperanza están bastante sustentados en un rango etario determinado, el que va desde los 30 a los 50, que se considera la edad productiva, en términos de trabajo, pero también reproductiva.

Es decir, cuando hay un proyecto, cuando el ser humano tiene un proyecto aparece la idea de esperanza. En cambio, cuando la edad es mayor esto tiende a bajar, obviamente es gente a la que la Argentina les ha pegado más que a otros, seguramente se entusiasmaba, y ahora ya no lo hace tanto, junto a ellos los jóvenes también son los más escépticos en torno a la Argentina como proyecto colectivo.

Igualmente, uno de los puntos centrales y evidentes ante la multiplicidad de definiciones es que hoy en Argentina hay una sociedad que es muy diversa, y mucho más compleja y evolucionada de lo que tal vez evolucionó el sistema político responsable de representarla”.