Desde el viernes 23 y hasta el sábado 31 de marzo el músico de jazz santafesino Leo Genovese, volverá a Argentina para ofrecer una serie de shows en Buenos Aires, Rosario, Venado Tuerto, y Gálvez, que nos darán la posibilidad de disfrutar en vivo de su virtuosismo, junto a otras grandes figuras como el Jazz Master George Garzone, la cantante folklórica Mariana Carrizo, el saxofonista Leonardo Piantino, y el guitarrista Miguel Rivaynera.

Oriundo de Venado Tuerto, de donde partió en 2001 para instalarse en Boston, Genovese es considerado uno de los músicos más talentosos y originales de la escena actual, ha ganado dos Grammys junto a la contrabajista y cantante Esperanza Spalding, ha tocado y grabado con figuras como Herbie Hancock, Wayner Shorter, Jack DeJohnette, Hall Crook y Joe Lovano; y actualmente, además de sus proyectos solistas, forma parte de Residente, el proyecto de René Pérez (Calle 13).

Horas antes de viajar hacia Argentina Genovese dialogó con Palabras sobre estos shows, la música, el mercado y el desapego como filosofía de vida.

¿Que nos podés contar sobre los shows que vas a ofrecer en Argentina, y especialmente en torno a ”Enduendados”, donde podremos verte junto a la coplera salteña Mariana Carrizo?

 Realmente, justamente en ese show poco sabemos de lo que vamos a hacer en términos de repertorio, porque creo que nacimos preparados para este encuentro, que para muchos parece inusual, ahora solo queda juntarse y escucharse, y como hay un nivel de amistad y complicidad extremo, creo que para donde nos lleve el espíritu de la improvisación rondaremos.

¿Y cuáles son tus expectativas con esta casi gira de 5 fechas?

Yo trato de vivir sin expectativas, porque te condicionan, te encarcelan, y de alguna manera te matan. Prefiero, en cambio, estar abierto al momento, vulnerable, y ser amigo de esas cosas que a veces llamamos errores.

Las expectativas ahí no entran porque creo que corren por otro carril, uno muy ligado a palabras como “carrera”, “trayectoria”, etc. esos sustantivos que a veces nos siembran, y que en realidad son el resultado de acciones de marketing- a las que obviamente uno debe prestarles cierta atención, porque hay que pagar la renta- pero siempre tratando de ver cómo hacer para entrar en el río sin mojarte.

Creo que más allá de esas palabras lo que importa para quienes tenemos algo que decir es nuestro abordaje personal, artístico, espiritual, una manera de encarar la vida que me han enseñado desde su práctica varios personajes que he conocido en distintos lugares gracias a tener la chance de viajar mucho.

¿Podés mencionarnos algunos de esos referentes?

En general, cuando surge esta pregunta y empiezo a nombrar gente, al no ser que hayas tenido un contacto personal con ellos, difícilmente se conozcan. Los desconocidos, podría decirte entonces.

Justamente, una vez le preguntaron a Wein Jordan, quiénes eran sus referentes, sus músicos favoritos, durante un rato se quedó callado y pensando, luego simplemente dijo: “los desconocidos”. Creo que esto tiene que ver con un desapego hacia cómo nos llamaron, cómo quisieron que seamos, o hacia lo que “significa” nuestro nombre. Un desapego en torno a todas esas cosas que parecen importantes, y que nos definen, pero que no son lo esencial de la sustancia humana.

¿Y entre las exigencias del marketing y la creación de los desconocidos, cómo ves la escena actualmente?

Es difícil consolidar esa visión en una respuesta, casi como uno tampoco sabe bien para dónde van las raíces de un árbol, porque no se ven. Uno sabe si el árbol está saludable, porque la copa, las hojas, el tronco, la corteza muestran ciertos signos relacionados a la vida y la salud, pero las raíces, que es dónde se encuentra el secreto de la sustentabilidad del asunto, son invisibles.

Gracias a los viajes, a que soy un inquieto, y tengo amigos en todos lados, cuando ando por los lugares suelo trasnochar en clubes de jazz, escuchar música local, sea folklore, jazz, o lo que fuere, pero describir la escena es complejo porque para hacerlo uno tiene que excavar y ver hasta dónde llegan, o por dónde van, o de que se nutren las raíces.

Cuando estuve en el Amazonas conocí una palmera que se mueve buscando la luz. Las raíces se mueren de un lado, y crecen del otro, y así la palmera tiene la posibilidad de caminar por el monte. Creo que un poco así como la palmera, esta forma de música, esta forma de arte de la improvisación, impulsada, ayudada, y también condicionada por la tecnología, anda caminando, siempre buscando la luz.

Leo Genovese en Argentina

  • Leo Genovese se presentará junto a George Garzone: 23 y 24 de Marzo en  Bebop Club, Moreno 364, CABA.
  • Enduendados, Mariana Carrizo, caja y voz. Leo Genovese, piano, Miguel Rivaynera, guitarra: 25 de marzo en Torquato Tasso – Defensa 1575 – San Telmo.
  • Presentación de Ya es hora, disco de Leo Piantino: 28 de marzo en Rosario, 29 de marzo en Venado Tuerto, 30 de marzo en la Usina del Arte, CABA, 31 de marzo en Gálvez, provincia de Buenos Aires.