Presidente de la Comisión de Comunicación Social de la Legislatura porteña, y autor entre otros proyectos, de la recientemente aprobada Ley de creación de la Biblioteca Digital de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el legislador del bloque Evolución, Marcelo Guouman, ha sido durante 2018 una voz de referencia en los diferentes debates que en torno a las temáticas culturales se dieron en la Ciudad.

Para conocer su evaluación de lo realizado en 2018, y algunos detalles sobre la novedosa herramienta que permitirá acceso gratuito al patrimonio bibliográfico dependiente de la Ciudad, Palabras dialogó con el diputado porteño.

¿Cuál es tu balance sobre el año que finaliza?

La verdad no soy de realizar balances anuales, pero a la hora de pensar en este 2018, me pasan varias cosas, por un lado, desde la posición táctica que tenemos como bloque no oficialista, que trabaja haciendo aportes en función de lo que consideramos debe cambiarse, me parece estamos realizando una tarea interesante que enriquece el debate público.

En esa línea, para nosotros hay 4 ejes en los que debería haber cambios importantes y profundos: la educación pública, la salud pública, las políticas culturales, y la vivienda. Y el hecho de que nosotros estemos señalando eso, con propuestas, y de manera insistente, considero es un hecho político relevante.

Luego, haber cumplido un año más de democracia me parece algo relevante también, porque con cada año que pasa todos aprendemos un poco más a hacer mejor las cosas para el futuro desde el lugar en el que estamos; y también a educar a las generaciones que vienen de un modo diferente en relación a las posibilidades que tuvimos nosotros como generación.

Yo nací en dictadura, soy parte de una generación que tiene una marca de origen que no tienen las generaciones más recientes. Hoy los jóvenes se educan, disfrutan, viven en democracia, y aun en un país que tiene muchísimos déficits, y que tiene que dar una gran batalla por la igualdad, tener un año más en democracia creo que, justamente, hace que todos estemos más preparados para pensar e implementar las políticas necesarias para construir una sociedad más igualitaria.

En el debe, en tanto, está claramente todo lo que tiene que ver con la economía, donde 2018 ha sido un mal año, y se ha profundizado la pauperización de amplios sectores de nuestra sociedad, algo que entiendo tiene que formar parte del debate y de la agenda que viene, pero no en los términos tradicionales que apuestan a las medidas momentáneas, sino tratando de pensar cómo hacemos para construir una economía sólida, que nos permita a todos vivir en un país que garantice nuestra dignidad.

Finalmente, en lo personal finalizo el año muy contento por el aprendizaje que implica la construcción cotidiana de mi gestión en la Legislatura, y por los proyectos que hemos presentado, en los que realmente creemos y entendemos significan un aporte para la Ciudad.

Obviamente, entre ellos el de creación de creación de la Biblioteca Digital de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que se aprobó en la última sesión ordinaria del año.

Desde ya, porque fue un trabajo muy interesante que presentamos hace más de un año, y un proyecto que trabajamos realmente en profundidad, y de manera coordinada con el ministerio de Cultura, específicamente con la Dirección General del Libro, Bibliotecas y Promoción de la Lectura, que conduce Javier Martínez, que junto al ministro de Cultura de la Ciudad se involucró personalmente en la tarea, ya que él con su equipo venía explorando la creación de alternativas similares.

El eje de la iniciativa es la creación de la Biblioteca Digital de la Ciudad de Buenos Aires, una herramienta que garantizará el acceso gratuito al patrimonio bibliográfico dependiente de la Ciudad. Obviamente, creada la herramienta, sus posibilidades, su crecimiento, van a depender mucho de la implementación y del uso, porque será a partir de su uso que cada vez se incorpore más material, que cada vez se digitalice más, con el tope de la ley que establece los derechos de autor, obviamente.

Más allá de esto entiendo que el proyecto contemplaba diferentes herramientas para enriquecer el catálogo. 

Sí, desde ya, entre ellas, la implementación de un concurso anual para escritores nóveles que los premie con la publicación de su obra, y su incorporación al catálogo de la Biblioteca digital, luego que todo el patrimonio que esté ya digitalizado también se sume, y que la aplicación de acceso a la biblioteca esté incorporada en las computadoras que se distribuyen como parte del Programa +Simple de inclusión digital, y en las de la red de bibliotecas de la Ciudad.

Finalmente, ¿qué nos podés contar del proyecto de creación del Museo de Medios de Comunicación, que tal vez, sea una realidad el año próximo si el proyecto prospera?

En principio la idea es crear un ámbito público, que con eje en la historia de los medios de comunicación forme parte de la construcción de la memoria del pueblo, conserve difunda y problematice la historia de los medios y también su futuro, en un momento de cambios profundos en todo ese universo, y que tenga una estructura muy en línea con lo que son los museos hoy, instituciones abiertas, con propuestas interactivas, donde las tecnologías cumplen un papel fundamental.

Por otra parte, el proyecto prevé también una sede posible: el edificio del diario La Prensa, que hoy está siendo utilizado por dependencias del ministerio de Cultura, pero que en función del proceso de descentralización administrativa del Gobierno es probable que esté disponible para otros usos en un tiempo más.