Finalmente llegó a Buenos Aires Microteatro, una innovadora propuesta que conjugando arte, entretenimiento y gastronomía “on demand”, vino a renovar la escena teatral de la ciudad.

La propuesta reúne en un mismo espacio del barrio de Palermo, seis salas teatrales de 15 metros cuadrados, con obras de teatro de 15 minutos, para 15 espectadores como máximo, y un bar llamado QUINCE, que ofrece un menú original de alta cocina urbana a cargo del chef  Federico Fialayre.

El disruptivo formato nació en España, hace ya casi una década, por iniciativa de un colectivo de artistas que presentó un proyecto teatral en un antiguo prostíbulo de Madrid. Bajo el lema “POR DINERO”, en las 13 habitaciones del burdel, se alojaron 13 grupos autónomos con la consigna de crear una obra teatral de 10-15 minutos para un público de menos de 10 personas por sala sobre un tema común.

El éxito de la propuesta transformó aquel trabajo eventual en permanente, y alumbró este nuevo concepto de formato teatral que ya podemos disfrutar en Buenos Aires.

“Hace unos tres años Pablo Bossi (Patagonik Film Group y Pampa Films), que había visto Microteatro en España me trajo la propuesta de hacerlo acá. Después de bastantes ideas y vueltas, finalmente un día apareció el lugar. A partir de allí, todo se ordenó, definitivamente fue el punto de partida para nuestra cuenta regresiva hacia la inauguración.

Yo sentía que había una necesidad en el público de tener decisión y poder con respecto al teatro, no solo a las series o al cine, porque la manera de relacionarse con el mundo audiovisual y  con las propuestas que tienen que ver con el entretenimiento y el arte  cambiaron integralmente, y esto es lo que propone Microteatro, le permite al público ser el director de su noche”, le cuenta a Palabras Julieta Novarro, actriz y productora, y alma matter, junto a Bossi, de Microteatro Buenos Aires.

Con esa impronta, desde su inauguración, Microteatro fue el escenario que marcó el debut de Elena Roger, Mey Scapola y Shumi Gauto en la dirección teatral,  con micro propuestas en las que participaron artistas como Flor Torrente, Héctor Bidonde, Diego Corán Oria, Matías Mayer, Diego de Paula, y Noralih Gago, entre otros, para un conjunto de obras seleccionadas por María Figueras, María Marull y  Mey Scapola.

“En Microteatro el espectador tiene el control y la libertad absolutos de armar el plan que más le plazca. Puede elegir tanto el tiempo que quiere pasar en el teatro, el número de obras que quiere ver, así como el precio ya que cada función se abona de forma individual, y puede optar por subir a ver una obra con su pinta de cerveza o su copa de vino” explica Novarro.

Si bien el formato ya es un éxito global, con más de una decena de salas que replican la propuesta en ciudades como Barcelona, Guadalajara, Lima, Madrid, Málaga, Miami y Monterrey, entre otras, traerlo a Buenos Aires implicó un importante desafío.

“Somos muy orgánicos y respetamos a rajatabla la propuesta española, porque ellos están desde 2009 y tienen muchísima experiencia y trabajo en relación al formato. Sin embargo, por las características del teatro que se hace en cada país, nuestro Microteatro tiene una impronta propia. Y es que en España y México, por ejemplo, hay poco o nulo teatro off, mientras que la escena porteña es reconocida por su cartelera única en el mundo. Desde allí nuestra meta fue subir un escalón más, para estar a la altura de una exigencia tan alta, con puestas contundentes y plurales”, precisa Novarro.

Hasta septiembre, cuando el eje cambie y comience POR AMOR, la cartelera de Microteatro se estructura con nueve obras, que bajo el lema POR DINERO, se presentan en dos tandas horarias: la Sesión Noche con 6 obras que van jueves, viernes y sábados desde las 20 hs, y los domingos desde las 18 hs; y la Sesión Golfa, con tres obras que van desde las 23 hs. En las dos posibilidades, hay más de 6 presentaciones diarias por obra, para que realmente podamos verlas todas si lo deseamos.

“Es una experiencia muy intensa para todos, por la cantidad de funciones, la simultaneidad, y la distancia casi promiscua entre los actores y el público, que supone cada puesta”.

“Mi mayor satisfacción es que detrás de cada propuesta hay muchísimo trabajo, son todas profesionales, diferentes, atractivas. Duran 15 minutos, pero son obras de teatro, en todas sucede algo. Mi sueño era que todo el que se acerque coma rico, vea una buena obra, y esté en un lugar agradable. Afortunadamente lo logramos. Ahora sostenerlo y programar más días son algunos de nuestros desafíos inmediatos”, concluye Novarro

Cómo Funciona:

Elegí lo que querés mirar y armá tu noche. Las obras se suceden de manera simultánea y en sesión continua, hasta 6 veces por noche. Mirá aquí la cartelera

Elegí cuántas querés ver y comprá tu entrada online o en la boletería, Serrano 1139 casi Córdoba. En cualquiera caso, presentate hasta 20 minutos antes del inicio de la función. El ticket a una obra individual cuesta 70 pesos. Hay promos de 100 pesos por dos obras y 150 para tres obras.

Acompañá  la función con una bebida, y entre obra y obra probá los exquisitos platos de Bar Quince.