Esther Soto, compañera de Rubens “Donvi” Vitale, madre de los músicos Lito y Liliana y pieza central de la usina cultural que impulsó Músicos Independientes Argentinos (MIA) y de la productora Ciclo3, falleció esta madrugada a los 84 años.

Licenciada en Ciencias Antropológicas y especializada en Arqueología, además de poeta, Soto falleció a causa del deterioro de su estado de salud tras haber padecido la rotura de su cadera en los últimos meses de 2017.

El velatorio se desarrollará desde las 19 en la sede de la productora en el barrio porteño de San Telmo.

Soto participó del rescate arqueológico de El Chocón-Cerros Colorados, antes de la creación del lago que hoy forma parte de la cuenca del Río Limay. Fue, además, docente de la cátedra de prehistoria de la UBA hasta 1986.

En 2015 Esther recibió la mención Juana Azurduy que otorga el Senado de la Nación y también el Konex Premio a la trayectoria junto a “Donvi” Vitale (in memoriam).