niveve negra

Con el thriller psicológico de Martín Hodara, el cine argentino tiene su primera gran película de este 2017. Protagonizado por Leonardo Sbaraglia y Ricardo Darín, el film, acumuló entre el 19 de enero -fecha de su estreno-  y el 8 de febrero, la cifra de 520.684 entradas vendidas, según un informe de Ultracine.

Ese número ratifica el buen momento que atraviesa la cinematografía local en los últimos meses, y se reflejó, solo entre el 1 de enero y el 5 de febrero, en un crecimiento 289,21 % con relación al mismo período de 2016, según lo informado por la Gerencia de Fiscalización del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

Esa variación anual, que es la más pronunciada desde el 2009 hasta la fecha, implicó además, que el porcentaje de espectadores en películas nacionales sobre el total de cartelera pasen a representar un 10,94% del público, superando al 3,57% registrado en el mismo período del año anterior.

La dupla Darín-Sbaraglia, la impecable factura técnica, y una historia oscura y atrapante, explican en parte, por qué Nieve Negra se ha afianzado como un fenómeno de taquilla. Si bien muchos expertos plantean que el director de La señal (2007), no termina de explotar en profundidad todo el potencial que le brindaron cada uno de esos elementos, en este, su primer trabajo 100% Hodara.

Y es que después de acompañar Fabián Bielinsky como asistente en dos obras maestras como Nueve reinas y El aura,  la primera incursión de Hodara en la dirección allí por 2007 fue en dupla con Darín, justamente, retomando La señal, proyecto que el gran Eduardo Mignogna no había podido completar.

En Nieve Negra, el novel director narra la historia de Salvador (Ricardo Darín), un hombre de pocas palabras, que vive aislado  en  una cabaña en el medio de la Patagonia, a partir de un trágico hecho sucedido en su juventud que lo alejó de toda su familia. Sin embargo, con la muerte de su padre, el pasado reaparece, a partir de la visita de su hermano Marcos (Leonardo Sbaraglia), quien viaja junto a su esposa hacia el solitario paraje, para tratar de convencerlo de vender los terrenos en que habita, y que comparten por herencia, reavivando un secreto familiar dormido durante años.

Junto a la dupla protagónica, la película cuenta con las actuaciones de la joven y multigalardonada actriz española Laia Costa, Federico Lupi, en el rol de un inescrupuloso abogado que busca sacar rédito de la situación, y Dolores Fonzi.

Ya consagrada como uno de los tanques de producción del año, y luego de haber generado a solo un mes de su estreno legiones de detractores y fanáticos, sin duda Nieve Negra constituye, para quienes aún no la han visto, una cita impostergable.