Este jueves 7 de junio llegará a los cines Joel, la nueva película del director argentino Carlos Sorín, que cinco años después de Días de pesca, vuelve a la pantalla grande con una propuesta donde la mujer es protagonista.

Contar una historia con foco en una mujer fue una de las primeras definiciones que se había impuesto el director, cuando el proyecto estaba aún en ciernes. La exploración de esa idea lo condujo a pensar en la maternidad, para, finalmente, dar vida a Joel, una película que indaga en la difícil temática de la adopción tardía.

Y es que Joel, el título de la película, es precisamente el nombre de un niño de unos 9 años, marcado por una infancia difícil que llega a la vida de una pareja que consigue su guarda preadoptiva.  Las dificultades, los miedos, los prejuicios propios y ajenos, que debe enfrentar esos padres al intentar darle una nueva vida al niño son el motor de esta historia, que pone el acento en la visión de la madre, respetando aquella premisa inicial.

Filmada íntegramente en Tolhuin, Tierra del Fuego, la película está protagonizada por Vicky Almeida, Diego Gentile, y Joel Noguera, un niño del pueblo a quien Sorín eligió luego de un encuentro casual en el bar de la estación, que no solo obtuvo el protagónico, sino que motivó al director a rebautizar el film, que originalmente se iba a llamar José, para ponerle su nombre.

Sinopsis

Joel cuenta la historia de Cecilia y Diego, una pareja en sus treinta largos, radicada hace pocos años en Tolhuin, donde él trabaja como Técnico Forestal, que ante la imposibilidad de concebir hijos, habían iniciado tiempo atrás el trámite de adopción.

La repentina llegada de Joel, de 9 años, quien carga con una dura historia de vida, revoluciona sus vidas. Las ilusiones, un acelerado proceso de aprendizaje de la paternidad, y el desafío de educarlo e insertarlo en esa pequeña comunidad patagónica, pondrán bajo la lupa sus propios esquemas de vida, y un conflicto que se desata en la única escuela pública del lugar donde acude el niño, tensará el vínculo social y la propia relación de la pareja.