Con el propósito de preservar y restaurar el patrimonio audiovisual del cine argentino, el lunes 27 entró en funcionamiento la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional (CINAIN), organismo público que fue presentado en su sede de la ciudad bonaerense de Olivos, en un evento que contó con la presencia de su delegado organizador, Fernando Madedo, el presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta; el secretario de Patrimonio del Ministerio de Cultura de la Nación, Marcelo Panozzo, y el director de la Cineteca di Bologna, Gianluca Farinelli, y representantes del sector audiovisual.

“Este es un proyecto de preservación que tiene que ver con nuestra historia y con nuestras raíces, pero también con nuestro futuro. Estamos ante un hito que no va a ser modificado y se valorará de acá a diez, veinte o treinta años. Se trata de pensar en una cinemateca donde se trabaje con el cuidado necesario por nuestras producciones históricas y también por las que vendrán”, expuso el presidente del INCAA, Cacetta.

“La puesta en marcha de CINAIN responde simplemente -y nada menos- que cumplir con la ley. Hace 18 años que teníamos una ley que nos ordenaba la creación de este organismo, y hacía falta cumplirla”, enfatizó el titular del INCAA.

Madedo, a su vez, explicó que CINAIN servirá para “consolidar la relación entre preservación y difusión y evitar la pérdida del material fílmico del cine nacional”.

“El Consejo Asesor es el órgano máximo de la cinemateca y es lo primero que tiene que entrar en funcionamiento, ya que se va ocupar de elegir a sus autoridades, al directorio, y es el órgano que tenemos que defender para organizar la institución”, destacó el delegado organizador del CINAIN.

Por su parte, Panozzo señaló que “hay como una idea de que lo que se pierde, se pierde en abstracto y en realidad, lo estamos perdiendo todos. Por eso, poner en marcha la CINAIN me genera un enorme entusiasmo y un sentido de reparación tremenda”.

La primera actividad que se lleva a cabo en CINAIN se inició el mismo lunes 27 de marzo y proseguirá hasta el 3 de abril. Se trata de un curso de preservación y restauración fílmica dictado por especialistas de la Cineteca di Bologna y L’Immagine Ritrovata, con la colaboración de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF). Para esta actividad, que se realiza por primera vez en un país de América Latina, fueron seleccionados cincuenta profesionales de instituciones de toda la región.

A raíz de dicha acción, Farinelli consignó: “Este lugar es muy importante para la historia del cine argentino y un laboratorio destacado para toda Latinoamérica y para la cinematografía a nivel mundial”.

En el acto de inauguración, el gerente de Asuntos Internacionales, Bernardo Bergeret,  leyó una carta enviada por el prestigioso realizador Martín Scorsese, fundador de la World Cinema Foundation, quien destacó lo valioso del arte de preservación y señaló que “resulta crítico en todo el mundo que las películas sean protegidas. La mayor parte del cine mudo se perdió para siempre”.

Por otra parte, Madedo agradeció y destacó el aporte de la empresa CINECOLOR, que donó el equipamiento y las herramientas de laboratorio fotoquímicos, que permiten llevar a cabo las tareas de reparación y preservación del material.