Con la presentación de Tierra baja, a cargo del actor catalán Lluís Homar, reconocido por sus trabajo en los films La mala educación Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar, el jueves 7 de febrero comenzó la 7° edición del Festival Temporada Alta en Buenos Aires (TABA), que continuará hasta el 17 de febrero presentando nueve espectáculos internacionales y uno local, en el teatro Timbre 4 del barrio de Boedo.

Espectáculos de España, Perú, Uruguay, Colombia, Suiza, Alemania, Finlandia, Chile y Argentina, la Semana Catalana, mesas de conversación, workshops y el Torneo de dramaturgia transatlántico, integran el programa de esta 7° edición de TABA, ya todo un clásico del verano argentino, por el que han pasado más de 30 compañías y más de 25.000 espectadores, desde su primera edición en 2013.

Organizado por TIMBRe4 y el Festival Temporada Alta de Girona (festival de artes escénicas que se celebra en las ciudades de Girona y Salt durante los meses de octubre, noviembre y diciembre), TABA 2019 tendrá teatro, danza, teatro físico, teatro de objetos, títeres, clown, performances, música, entre otras propuestas, que abordarán temas como la memoria, la historia, el amor, el humor, el horror, la cultura, la identidad, el poder, y la corrupción.

Para conocer sus expectativas frente a esta nueva edición, algunos detalles de la programación y conocer sus elegidos, Palabras dialogó con Narcis Puig, productor general del Festival Temporada Alta de Girona.

¿Cuáles son tus expectativas con esta 7° edición de Temporada Alta en Buenos Aires?

Un poco como todos los años realmente esperamos que venga el público, disfrute mucho, y que todos nos quedemos con ganas de hacer una 8° edición en 2020, algo que seguramente sucederá ya que con el paso de los años el Festival se ha consolidado fuertemente.

En ese camino, obviamente, hay hitos insoslayables, como el pasaje que se dio entre la tercera y cuarta edición, cuando lo que llamábamos la semana catalana en Buenos Aires pasó a ser este gran festival internacional, con el que afortunadamente este año presentaremos un programa con 10 propuestas de diferentes lugares del mundo.

¿Y en esa línea cuáles son las principales novedades que traerá esta edición?

Entre las novedades o aspectos diferenciales de la edición de este año es preciso destacar la presencia del actor y director Lluís Homar con Tierra baja, dirigida por  Pau Miró, una obra que además es la primera producción directa del Festival Temporada Alta de Girona que se presenta en Buenos Aires.

También, marcando la confianza y consolidación de la propuesta en Latinoamérica, estrenaremos la obra CALMA!, de Guillem Albà, un espectáculo con material inédito, que reúne poesía visual y clown, cuya primera función fue en Montevideo, ahora llegó a Buenos Aires, y después irá hacia Lima, en lo que configura su gira de estreno, ya que no se ha presentado nunca en Cataluña ni en ningún otro sitio.

¿Y en términos de formatos o lenguajes?

El teatro es un campo muy abierto, y los festivales son oportunidades únicas para mostrar su diversidad por eso en Temporada Alta, desde el inicio, hemos intentado que haya formatos muy distintos, intentado combinar espectáculos más de texto, de danza, de objetos, de clown, de títeres y seguimos así.

En esa línea, dentro de la edición 2019, me parece se destaca Casas, de Xesca Salvà, un espectáculo de pequeño formato, para 6 personas en cada función, donde Xesca ha puesto en juego su mirada de directora, pero también de escenógrafa, creando unas casas en miniaturas delante de las que se sientan los espectadores mientras escuchan por unos auriculares una serie de textos relacionados con ellas, y con sus movimientos, y acciones ayudan a que la historia vaya avanzando.

Luego, también tendremos Vida, una obra creada o por el titiritero aragonés Javier Aranda, que es un espectáculo de títeres sin títeres, ya que los personajes se construyen a partir de unas piecitas de madera y tela, que manipuladas por su magistral mano, resultan en que aparezcan unas personitas encima de la mesa, muy diferentes a los típicos títeres, pero con forma y con vida.

¿Junto a esas propuestas que espectáculos te parecen imperdibles para quienes se acercan por primera vez a TABA? 

Responder eso es bastante complicado al punto que desde siempre en el festival de Girona, que es muy amplio y tiene una programación muy variada, decimos que el espectador tipo no existe, que cada persona es un espectador distinto.

Igualmente, a la hora de forzar esa definición para darte una respuesta, uno de los espectáculos que me ha llamado mucho la atención en la programación de este año es el uruguayo CHETA, con dramaturgia y dirección de Florencia Caballero Bianchi, que habla de la explosión de la crisis del 2002 en Uruguay, a través de experiencias personales, planteando algo muy contemporáneo y con una fuerte base documental.

También, para quienes estén interesados en un teatro no tan textual, recomiendo Vida, la pieza de Aranda sobre la que hablamos antes, que es una pieza que pueden ver niños desde los 10/12 años hasta los 95, y ganó el premio del jurado internacional de la Feria de Títeres de Lleida, que es la feria de títeres más importante de España; y tengo una curiosidad especial por Mondkind, una obra recientemente estrenada en Zurich, que reúne miradas de Suiza, Alemania y Finlandia, y que sobre la base de un teatro muy contemporáneo presenta una propuesta familiar, pensada para un público a partir de los 9 años. Igualmente, más allá de estos títulos, realmente las 10 propuestas que integran el programa me parecen imperdibles y más que recomendables.

 

Festival Temporada Alta en Buenos Aires Del 7 al 17 de febrero en TIMBRe4, México 3554 – Tel. 4932.4395 – CABA Entradas a la venta en www.timbre4.com: Entrada general $350 + packs: 3 x 700. tw: @TeatroTimbre4. fb: /teatrotimbre4. in: teatrotimbre4. #TABA2019