Taller Galván es un espacio dedicado a la restauración, reparación y afinación de bandoneones, inició hace una campaña a través de su cuenta de Instagram @tallergalvan para donar un bandoneón ELA marrón restaurado por el equipo con el fin de poder ayudar e inspirar a músicos que lo necesiten.

El lunes 10 de enero, a través de un vivo de Instagram, comunicaron que la votación del público estaba muy pareja, pero que el ganador del bandoneón llamado Bendecido era Mateo Cruz, un niño de 11 años de Purmamarca, Jujuy, que tiene el sueño de poder continuar con su formación artística.

Pero minutos más tarde, el equipo del Taller sorprendió al anunciar que habían decido donar un segundo bandoneón para la Orquesta Escuela de Tango Mario Abramovich de San Miguel, provincia de Buenos Aires, que está formada por niños y jóvenes de los centro culturales de los barrios Manuelita, Mitre, Sarmiento y El Faro.

Cabe destacar que el precio de un bandoneón puede superar el millón de pesos y su adquisición es muy difícil para muchas familias que se desarrollan en el campo de la música.

Las semanas previas el equipo estuvo recibiendo a través de su cuenta de Instagram una enorme cantidad de candidatos que se postularon contando su historia para recibir la donación del bandoneón. El equipo de Taller Galván, en lugar de elegir cinco postulantes, que era la idea original, terminó eligiendo ocho participantes gracias a la cantidad de historias y comentarios que recibieron. Los preseleccionados fueron: Pablo Lobo, Lihue Emiliano, La Negra Evita, Federico Mendoza, Clara Ayvazof Adrogué, Mahilén Corvalán, La Orquesta Abramovich y Mateo Cruz. A partir de ahí, en los días sucesivos, el público fue votando a sus preferidos.

Pedro Galván mentor de la iniciativa dice: «La idea nació a partir de mi propia experiencia, conozco el costo económico de los bandoneones y lo que ello implica, mucho trabajo y en muchos casos el desánimo por no lograrlo. Creemos que es una iniciativa que puede generar conciencia de la necesidad que tienen los jóvenes músicos para continuar sus carreras sin el medio para lograr su sueño. Hoy, ante lo parejo de las votaciones, decidimos hacer un esfuerzo y poder brindarles felicidad y apoyo tanto a Mateo como a la Orquesta Abramovich donándoles un bandoneón a cada uno.»

Acerca de Taller Galván:

En el año 2014, Pedro Galván decide darle un cambio a su vida y renuncia a su trabajo estable y fijo como chofer de transporte. Vende su primer auto para poder comprar dos bandoneones a restaurar y una cámara de fotos, apostando así a su deseo de ser luthier de bandoneones.

Inicialmente arranco su taller, llamándolo “Pedro Bandoneón” a partir de su primer bandoneón fabricado. Al poco tiempo decidió cambiar el nombre, haciendo honor al apellido de Abuelo, Pedro Galván, único músico de la familia y paso a ser “Taller Galván”.

Los primeros seis meses fueron muy duros económicamente, ya que su nombre no circulaba por el ambiente del bandoneón. Así empezó a promover su nombre con sus amigos bandoneonistas ofreciendo sus servicios como luthier, a cambio de un costo muy bajo. Teniendo solo un torno como herramienta, fue equipando su taller a partir de maquinas que intercambiaba por los trabajos realizados. Estratégico en su apuesta, decidió utilizar la cámara para promover sus trabajos realizados en Facebook y lograr nuevos clientes.

Casi al mismo tiempo de la creación de su propio taller, año 2014, Pedro funda junto a su madre Lucila Galván, Fundas Galván, dedicado a fundas de instrumentos musicales, los cuales hoy se venden alrededor del mundo.

A los pocos meses, al no dar abasto él solo trabajando en el taller, tomo como aprendiz a Santiago Carnero que enseguida termino siendo su socio y mano derecha.

Durante el año 2015, y con el lema del taller, «El buen trabajo trae buen trabajo», comenzaron a recibir clientes nacionales e internacionales.

En el año 2016, el Taller Galván vio sus frutos del trabajo incansable de Pedro y Santiago y dieron su primer gira por Europa en busca de nuevas experiencias y contactos en Alemania, la cuna del bandoneón. Para sorpresa de ellos, al llegar a la fabrica AA y  Harmonikas, en República Checa, fueron reconocidos por sus trabajos en las redes sociales y muy bien recibidos. También visitaron el taller de luthiers muy reconocidos como Uwe Hartenhauer, Robert Wallschäger, Klaus Gutjahr.

A su vuelta de la gira, el taller dio la bienvenida a Diego Ramírez Peñuela, diseñador industrial, quien con su impronta y conocimientos de sistemas y diseño ayudó al cambio de imagen del taller y generó nuevas propuestas para la personalización del bandoneón, la cual tuvo respuestas muy positivas de clientes.

Al día de la fecha, el taller fue renovando su locación y su staff. Hoy compuesto por Pedro Galván, como líder del equipo, Romina Rodríguez, Ángel Almeida, Joaquín Benítez, Mariano Laborde, Diego Ramírez Peñuela y Lucila Galván.