Por Paula Atlante

“Las convenciones con las que está escrita la novela no son las convenciones con las cuales nos movemos en el mundo hoy. Las de Rayuela son convenciones creativas que se enfrentan a las tradicionales que representan la normalidad. En Rayuela no existe una normalidad, lo que hay es una anormalidad que no tiene nada que ver con el mundo real, donde el juego representa una forma de existencia a través de la cual los personajes adquieren consistencia y realidad”, analizó el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, en el cierre de la presentación de la edición conmemorativa de la obra del argentino Julio Cortázar.

La Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) presentaron en la segunda jornada del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española un nuevo tomo de la Colección que tiene por objeto recuperar de títulos emblemáticos de la literatura en español para destacar obras o autores. Así Rayuela se suma a Don Quijote de Miguel de Cervantes, Yo el supremo de Augusto Roa Bastos, Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, o Gabriela Mistral en verso y prosa, entre otros.

Con sus 600 butacas ocupadas, el Teatro Real escuchó a los escritores Vargas Llosa y Sergio Ramírez, junto al director de la RAE, Santiago Muños Machado; al titular del Instituto Cervantes, Luis García Montero; al presidente de la Academia Argentina de Letras, José Luis Moure -coordinador de la edición- y a Nuria Cabuti del sello Alfaguara compartir sus impresiones sobre el hermoso libro de tapas duras que salió a la venta en Córdoba al término del encuentro.

Con material exquisito de estudiosos y académicos, el volumen de lujo incluye los facsímiles del Cuaderno de bitácora, donde Cortázar refleja ideas, escenas y personales, bocetos y dibujos, que permiten entrar en la intimidad del trabajo de novelista. Además, el ejemplar que respeta su primera edición (1963), contiene también textos de Vargas Llosa, Ramírez, Gabriel García Márquez, Adolfo Bioy Casares y Carlos Fuente, entre otros

A sus 83 años, Vargas Llosa rememoró su primer encuentro con el escritor y lo describió con gran admiración. “Tenía buena entraña. Era buena gente. Era generoso”, dijo y tuvo también la audacia de confesar que, en su opinión, los cuentos son mejores que la novela. “El Cortázar del futuro será siempre leído, tendrá siempre admiradores y discípulos literarios. El Cortázar eterno, si es que hay eternidad en el mundo de la literatura, será el de los cuentos porque fue un cuentista excepcional”, señaló.

Hacer best sellers

“Creemos que las grandes obras en nuestro idioma son un patrimonio y una herencia compartidos”, aseguró Nuria Cabuti, quien agregó que con este nuevo volumen de la colección conmemorativa de la RAE y la ASALE el sello Alfaguara, del grupo editor Penguin Ramdom House, vuelve a asumir el reto “de convertir obras canónicas en auténticos best sellers“.

Aunque dicho en un inglés adaptado, queda claro que han alcanzado su propósito, ya que la edición de El Quijote lleva vendidos más de tres millones de ejemplares y la de Cien años de soledad, más de un millón.